BDSM Nosotros Sexo

BDSM: ¿Abuso o Degeneración? BAH!

Buen y feliz dia 24/7, Día Internacional del (orgullo) BDSM. Disculpad, pero hoy es de obligatorio cumplimiento empezar así, sino no nos podríamos considerar bedesemeros, por muy fea , complicada y alienígena que suene la palabra.

Pero el artículo de hoy no nace de ése orgullo, no, sino que también va a servir como reivindicación, aclaración y  respuesta, a poder ser en tono de humor, a dos comentarios recibidos ésta semana de un único individuo, en nuestros artículo de Gaia Temis y BDSM: ¿Qué debo pensar?, que en resumidas cuentas el BDSM, pero sobretodo el FEMDOM (vaya, el Maledom no, ¿casualidad? ah claro, que la polla está libre y puede follarse hasta una sandía si quisiera) promueven el hembrismo, la supremacia femenina y un maltrato camuflado al ser consensuado en forma de lavado de cerebro a los sumisos. Bueno, en fin, si queréis leerlos más a fondo, podéis leerlos vosotros/as mismos/as.

Para quién aún no lo haya entendido, y os lo dice un hombre que empezó siendo sumiso y ahora es esclavo de su mujer, el BDSM no sigue un patrón. ¡Buah! ¿qué sorpresa, no? Quién se sube al carro no hace exactamente lo mismo, ni quiere lo mismo, ni ejerce igual, ni busca ser igual que X persona. A no ser que fuéramos robots creados en post del apocalipsis masculino controlados por marcianas de otro universo y que llegaron a la tierra y tras estudiarnos durante milenios dieron con la tecla y a las que hoy en dia las llamamos Ama, Diosa, Dueña, Diosa, etc. Si yo soy uno de esos robots, disculpad, tendré que reiniciarme.

Si estás empezando en esto, lo has olvidado o no has sabido leer entre lineas, un sumiso acepta los términos de una Ama a la que quiere servir del mismo modo que una Ama acepta las limitaciones de un sumiso para no dañarle o abusar de él. Siempre e indiscutiblemente. Y con este ejemplo podéis intercambiar/mezclar sexos, generos, etc, no es algo exclusivo del Femdom. Y me pongo como ejemplo y os explico niños y niñas la diferencia entre abuso y degeneración y el BDSM, dónde es de obligado cumplimiento el respeto de ambas partes hacia el otro (aunque en ese respeto me puedan llamar perrito imbécil) ya que sino no es una relación BDSM plena: no me gusta recibir sexo anal, no me gusta dar sexo oral a un dildo, no me gusta estar esposado a la cama 2h, no me gusta que me masturben 2h sin dejar que me corra… ¿pero sabéis qué? Lo acepto. Por eso no es abuso. Porque en el fondo no quiero que pare o puedo aguantar para que nuestra relación mejore, y siempre he visto a la mujer con la sarten con el mandom por lo que tampoco me siento denigrado. Y cuando no lo he soportado, solo ha bastado con una palabrita y mi Ama cesa de inmediato, no como en toras situaciones que seugramente muchos/as tendréis en la cabeza. Todas las Amas con las que estuve no me han lavado el cerebro, sino que me han ayudado a entender que desear algo más que un simple mete saca de la forma más sexualizada como el porno no es de enfermos mental. Sin que nadie se ofenda.

Todos aquí sabéis lo en contra que estamos del cashdom, moneydom, o como lo queráis llamar, que tanto se está poniendo de moda y que tan alejado está del findom real (podéis ver un artículo nuestro aquí) que es simplemente una práctica entre una Ama y su sumiso (si SU sumiso, no una Ama y un sumiso cualquiera), para controlar en qué se gasta el dinero. La moda que hay ahora en el cashdom, moneydom, etc se basa en buscar al típico pagafantas de toda la vida y llamarle sumiso, sumiso cartera o paypig, cuando realmente tal y como hacen más del 80% de estas nuevas Amas sí ejercen un abuso ya que la úncia relación que hay entre Ama-sumiso es que el sumiso page a esa Ama/mujer. Sin sesiones, sin educación, sin respeto personal, sin contacto y algunas sin siquiera formaci´ón (como la lectura) sobre la dominación y el BDSM. Y lo jodido realmente es que el sumiso de verdad que está creciendo y entrando en el mundillo, cree que eso es ser sumiso y que lo que se encuentra en las redes sociales con ese perfil es ser Ama.

Yo no me opondre a que ésa práctica exista o no, allá cada cuál con lo que haga con su dinero y su vida, pero desde mi punto de vista, y seguramente de la gran parte de la comunidad BDSM, tras tanto tiempo formando parte puedo asegurar que para que te puedas considerar un sumiso/a o Ama/o ejerciendo BDSM requiere de ciertas condiciones:

  1. Ha de haber una relación. Personal (pareja, amantes, etc) o profesional.
  2. Ha de haber contacto. Puntual, periodico o constante.
  3. Ha de haber respeto. Respeto por los límites, los gustos y la vida personal que se haya acordado mutuamente.
  4. No es necesario pagar. Excepto si eres cliente de una Dominatrix (Ama Profesional, con su equipamiento, estudio/casa acondicionado o acudáis a un lugar concreto especializado o un hotel) ya que se dedican a ello.
  5. Ambas partes desean esa relación en las condiciones pactadas. Y si eso cambia, se regulan nuevamente de mutuo acuerdo.
  6. Puede parar en cualquier momento. Por ambas partes. ya sea la sesión, la práctica o la propia relación.

Por lo tanto, si alguno de los puntos anteriormente mencionados no se cumple, no es BDSM. Será abuso, degenración, vainilla, fetichismo, pagafantas o la situación que sea. Pero no BDSM.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!
    A %d blogueros les gusta esto: