BDSM Consultorio Sexo

Consultorio de Lua: Fantasías BDSM

Nombre: Dani
Edad: 40 años.
Mensaje: Buenos días,
Llevo casado desde hace 13 y desde mi adolescencia he fantaseado con bondage, azotes… y ha ido evolucionando. He intentado varias veces seducir a mi compañera hacia la dominación femenina y luego a lo que seria FLR. Siempre sin éxito. A priori es algo que no consigue despertar su interés. Me gustaría saber si pueden ustedes aportar luz sobre como abordar y enfocar esto.
Muchas gracias.

Antes de nada debemos aclarar que FLR es la abreviatura de Female-Led-Relationship, lo que equivaldría a que se intercambian los papeles sociales. Es decir, el marido pasaría a limpiar y a ser la mujer en casa y la mujer el hombre. Tal y como se entiende viejunamente hoy en día todavía.

El problema de este tipo de relaciones cuando se empiezan tarde es el alto porcentaje de fracaso que obtendrás que la cosa cambie. Son muy pocas las parejas que vayan a hacer tal cambio en sus vidas porque te has atrevido a confesarlo o porque quieres desde hace años cambiar a tu pareja.
Desde aquí somos claro en una cosa, sea cual sea el motivo, si no te gusta la pareja cámbiala. Obviamente no vamos a decir alto y claro que vayas al divorcio y la separación, hay muchas otras vías sin que la pareja se estropee, por eso hay que cerrar todas las vías posibles antes del forcejeo.

Tal y como recomendamos en BDSM y Matrimonio, ahí va una recomendación de cómo hablar de estas cosas. No salgas de este patrón o será una vía de no-retorno. Al igual que en cualquier tipo de relación (personal, sexual, sentimental…) no podemos dar un paso a la ligera sin analizar las repercusiones y en el BDSM es igual, vamos a dar una pequeña pauta de cómo debería hacerse.

1.- Plantearse qué se quiere conseguir de dicha relación y cuál es su objetivo. A primera vista esto parece igual, ¿no?, pero no es así. Un ejemplo. Usas la cuchara con un plato sopero (relación) para comerte el contenido de ese plato sopero (objetivo). Sí, vale, algo rebuscado y fuera de contexto, pero seguro que lo has entendido.

2.- Estudiar, analizar, informarse sobre el objetivo y el tipo de relación que queremos. No querrás intentar comerte un plato de sopa de sémola con un tenedor, o no empezarías nunca. Lo mismo ocurriría proponiendo esa relación sin tener idea de lo que te puedes encontrar o realizar. Si lo consigues escríbenos, serás nuestro líder supremo a partir de ese momento.

3.- Comunicarle a la pareja lo que sentimos y necesitamos. Es decir, antes de atar a tu pareja a un árbol mientras tu te masturbas con una rama a 1.000Km de distancia, hay que exponerlo. Esto se supone que es un juego de dos, no solo tuyo o de esa persona.

Planteamiento
Así pues, ¿cómo se lo exponemos a nuestra pareja? Mira que nadie ha caído en la cuenta, pero simplemente hay que agarrar a tu pareja del pelo, darle 4 bofetadas y luego… no, no es así. Si estabas pensando que tenía algo que ver por favor aléjate de este planteamiento y piénsalo un poco más. Esto es BDSM, no maltrato.

1.- Confiesa tus ganas de incorporar nuevos juegos a tu vida sexual conjunta. Haz hincapié en que no es para reavivar la relación, sino para reforzarla aún más. Y siempre como diversión, nunca obligación.

2.- Explica qué tipo de juegos-relación sexual te ha atraído y el porqué. Deja claro de antemano que primero es mejor exponer la información y luego darás turno de preguntas, todas las que desee y necesite, tu pareja.

3.- Deja claro que no se va a basar en nada que tu pareja no acepte, pero que a veces encuentre cosas que no el guste que podría tocarle para que explore todo lo que pueda. ¿Diferencia entre aceptar y gustar? No le gusta el dolor, así que no quiere azotes. No podría negarse a que le dieras azotes siempre y cuando no sintiera dolor. En cambio no aceptar tener relaciones con otras personas, azotes (por cualquier motivo) implica que tú NUNCA cruzarás esa línea si no da el visto bueno. Hay mil formas de relaciones, muchas de ellas SIN dolor o humillación.

4.- Que te explique clara y abiertamente sus dudas, preocupaciones y puntos de vista. Sugiere aportarle la misma información que has leído o dónde puede consultar la que desee.

5.- Si tiene dudas o temor pero parece que le puede interesar algo, sugiere empezar con unos juegos eróticos que no supondrán ningún mal estar como dolor, humillación o cualquiera de sus temores expuestos al proponerle juegos BDSM.
Si acepta dile que pensarás que hacer para que no se siente incómodo/a. 

6.- Durante lo que quede de día, dedícale tiempo a esa persona y cuando tengan relaciones sexuales dedíquele todo el tiempo que quiera o necesite, no dudes en alargar las masturbaciones, el sexo oral, cualquier otro tipo de juego pre-eliminar y luego esfuérzate al máximo para dejar bien satisfecho/a a tu pareja.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!
    A %d blogueros les gusta esto: