Educación Sexo

CONTROL DEL ORGASMO (III)

Seguimos con la temática para intentar resolver, esta vez, lo que quizá más os hayáis preguntado en las dos entradas anteriores: ¿cómo se hace? Seguramente te sorprenderá saber que no hay una única forma de ejercer este control. La verdad es que hay varias y dentro de esas mismas la imaginación puede ayudar a buscar nuevas formas en que aplicarla. Quizá habréis oído de que todo hombre sumiso está en el BDSM porque no es hombre, un calzonazos o similares. Sin embargo, bajo nuestra humilde opinión, las personas sumisas tienen los santos huevos u ovarios de entregarse a sus dominantes «pase lo que pase». Nadie les garantiza sexo o placer y es el deseo, el rol, esa excitación de qué pasara que les proporciona mayor placer (y de forma más longeva), no simplemente la penetración. Ojo, no vayamos a pensar que en el BDSM no hay sexo, que omitimos el follar. No, para nada. Simplemente no es un requisito indispensable, todo va a gustos. Hay muchas parejas que disfrutan al realizar esta práctica, por verles «sufrir», siendo tratados así, pero a veces hay que ser algo mal@ nos excita por encima de todo, independiente del rol que asumamos. Lo que se pretende es que la persona excitada sepa controlar sus impulsos a voluntad de su pareja dominante. No es de extrañar que en algún momento obtenga un orgasmo sin eyacular ya que primeramente, es eyacular lo que parece que no se le permite. Los efectos son sorprendentes, hacen a la parte sumisa más receptiva y comunicadora. Después de esta «pequeña introducción» vamos a hablar de este don, de este pequeño juguete que nos proporciona el Femdom, ampliado claro está a cualquier tipo de relación y género, manteniendo a la victima en un estado de humillación física y emocional de nivel erótico que les hace vivir en un estado casi permanente de excitación sexual, que es lo importante de ésta práctica. Vamos ahora sus ejemplos: EXCITAR Y NEGAR (o tease and denial) El motivo por el cual al control de orgasmos se le llame tease and denial en muchos lugares web es precisamente porque la práctica que expondremos ahora mismo es la más usada, aunque no la única. Casi la palabra lo dice todo: excitar a la parte sumisa (directa o indirectamente por nosotr@s) y denegarle el placer hasta que queramos. Un orgasmo no permitido ha de ser penalizado, supone que debe esforzarse más y que no ha hecho lo suficiente por ti. El nivel y dureza de penalización dependerá de ti, nuevamente. Los ejemplos de ésta práctica podrían ser:
  • Lo más habitual acercar a la parte sumisa al clímax y justo antes de alcanzarlo cesar toda actividad y retirar toda la estimulación o reducirla. Esta tortura erótica puede ser recurrente, es decir, puedes estar así tranquilamente 30 minutos si quieres, o incluso más. Esta operación lo situará en un punto de locura general muy placentera, eufórica y altamente adictiva: el condicionamiento de Paulov, en el cual el Dominante se convierte en la única y más estimulante fuente de placer que existe, causando con ello un deseo cada vez más intenso.
  • Usarlo como forma de castigo: retirar su penitencia (cinturón de castidad), y cuando esté en el clímax volver a ponerlo, ejerciendo el tease and denial una única vez.
  • Combinarlo con material BDSM: ataduras, ojos vendados y/o mordazas. ¿te imaginas la incomodidad y excitación de estar en alguna de las situaciones y que encima «sufras» el tease and denial?. Probadlo, quedaréis sorprendidos y enganchados.
ORGASMO ESTROPEADO (o Ruinded Orgasm) Se trata justamente de denegar el orgasmo a la parte sumisa cuando está empezando a tenerlo, que no sentirlo, permitiendo que no pierda ni un ápice de deseo y placer pero sin obtener la satisfacción de un orgasmo completo. Todo lo contrario. La frustración, la incomodidad y la humillación se mantiene. En esta práctica no se suele proporcionar un castigo por correrse debido a la jugarreta, además que esa misma frustración ya es suficiente. Por si no ha quedado claro lo que le diferencia del tease and denial, además de la ausencia de castigo, es que aquí no se prohíbe tener el orgasmo antes de tenerlo, sino cuando sepamos a ciencia cierta que ese orgasmo ya está saliendo y es imposible pararlo. NEGACIÓN TOTAL (o Total Denial) Es la supresión total de la estimulación genital y que la parte sumisa se toque lo más mínimo durante un periodo de tiempo no muy prolongado. Lo más frecuente en este caso es mediante las sesiones o un día en concreto. Se puede complementar con el uso del cinturón de castidad, como hablamos en el post anterior; hay quien no usa artilugio alguno y ha de ser la parte sumisa la que debe controlarse y la parte dominante la que debe «fiarse sin comprobarlo». NEGACIÓN TOTAL A LARGO PLAZO Es lo mismo que lo anterior solo que en un periodo de tiempo mucho más largo, que puede ir desde un par de días a semanas, meses o años. El periodo de tiempo, depende de cada pareja. Esto requiere un mayor compromiso por ambas partes, un tiempo largo afecta psiquicamente a la parte sumisa. Aquí es casi obligatorio el uso del cinturón, proporcionando una seguridad mayor a a ambos de su cumplimiento. La primera fase es la consecución de un dominio total de la sexualidad de la parte sumsia. Perder el control absoluto se convierte en realidad cuando uno no sabe cuándo se le permitirá la liberación, a cambio se obtienen otros placeres: el sometimiento, el poder ser usado/a como juguete sexual sin contemplaciones, alcanzar orgasmos no genitales mediante otros procedimientos…etc. Más allá de eso, las consecuencias a largo plazo no están claras. La mayoría de las fuentes coinciden en que el cuerpo reabsorbe espontáneamente el esperma, pero a la vez aconsejan liberar los fluidos  de manera regular, si no vía orgasmo (ya que es parte integrante de esta práctica), se puede realizar mediante  un masaje prostático. Esto es todo por hoy. Esperamos que os haya gustado.  No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

You Might Also Like

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!
    A %d blogueros les gusta esto: