Juegos Reviews Sexo

El Complemento Masturbatorio

Hace unas semanas adquirimos un nuevo juguete en nuestra vida sexual, en concreto el Oxballs Sackjack Sheath, que a primera vista parece una funda, como podría ser su hermano Oxballs Butch Cock Sheath, pero que realmente se trata de un juguete masturbatorio para el pene.

Si bien la marca es más conocida por los homosexuales, quizá porque el hombre hetero vainilla es algo más reprimido en dar a conocer sus perversiones más allá del metesaca, su uso es independiente a la sexualidad y género del comprador y/o portador.

Primeras Impresiones

La característica que más nos llamó la atención, pese a sus 20cm de largo, es el grosor del látex. En un principio nos pareció que tal cantidad de grosor no permitiría sentir las manos que provocan el vaivén mientras se le practicase una paja.

Por otro lado, desconocíamos para qué son los dos orificios que hay en la parte del saco de los testículos, pensábamos que eran para que respirasen mejor, pero resulta que es un complemento indirecto para poder tener acceso a juegos de electroplay si se desea.

En cuanto a la flexibilidad, es algo difícil usarlo y enfundar el pene si no estás habituado a este tipo de juegos y material, nos costó más de dos minutos, y algún que otro gemido al resbalarse el látex e impactar duramente contra esas zonas sensibles, en tener todo colocado y comprobar que, como juguete, nos podía servir y que se podría utilizar.

Sensaciones al Jugar

Lo primero que notamos al tener el pene enfundado es la ligereza del producto, obviamente no es que no pese sino que no está hecho de metal y el pene no quiere estamparse contra el suelo, permitiendo accesibilidad a gran cantidad de movimientos, ya sean masturbatorios o no.

Lo segundo, ya una vez en faena, es entender la realidad del grosor del producto. No está hecho para sentir la mano que te masturba, sino cómo se desliza el látex por todo tu cuerpo como si lo estuvieran succionando un poco. De hecho comprobamos que usar un poco de lubricante antes de enfundar el pene estimula aún más la zona.

Otro aspecto a destacar es que pese a que el juguete en si pueda ser algo superior al pene, no hace falta tener 19cm para que lo uses, es el efecto compresor del producto. Desde el primer momento él notó como si tuvieran dos manos apretándole constantemente tanto los testículos como el falo.  ¿Qué supone eso? fácil, una mayor sensibilidad, estimulación y excitación durante el juego pudiendo reducir el tiempo habitual para un final feliz.

Mantenimiento y Limpieza

La limpieza y el cuidado de los productos eróticos son aspectos básicos para prolongar su vida y poder disfrutarlos durante más tiempo. En el caso de éste juguete, la limpieza no resulta una tarea dificultosa, con un poco de agua y jabón neutro ya tenemos nuestra funda lista para volver a ser usada. Sino siempre podéis plantearos la compra de spray higienizante adquirible en cualquier sexshop.

Valoración general

Puede ser un juguete que pase desapercibido, no es algo que nos planteemos de primeras, pero resulta bastante funcional y divertido permitiendo romper un poco la rutina del día a día de las pajas.

En general, la relación calidad precio es bastante buena.

Positivo

  • Placer intenso
  • Comodidad al usarlo

Negativo

  • Cuesta un poco enfundar las primeras veces

Nota Final

  • 7,1

(Artículo no patrocinado por la marca)

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado.
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!
    A %d blogueros les gusta esto: