BDSM Juegos Sexo

El Poder de Cersei

En el artículo de hoy queremos plantear una manera de probar la dominación femenina por primera vez con tu pareja sexual, cuando nunca os ha atraído ni lo más mínimo pero que por aquellos momentos de la vida surge la oportunidad o el deseo. Así que vamos a ello.

El Inicio

Lo peor de todo, o lo más difícil, es configurar la escena y el cómo empezar. Nuestra propuesta es que le ates a la cama, las manos únicamente, para que tengas el control y el manejo de la situación, pero puedes cambiarlo atándole al sofá, a una silla o a los barrotes del balcón. Si necesitas un toque extra de sensualidad y rebajar un poco la agresividad del momento, no porque lo tenga sino porque así os sentís, prueba a vendarle los ojos y que se centre en sentirte.

Por otro lado, siempre es factible que lo normalicéis añadiendo elementos vuestros, como una lencería especial, uniformes o disfraces sexuales o una luz tenue con la que os divirtáis.

El Juego

¿Cuál es la finalidad de esta experimentación? Que tengas el poder y sientas lo que es tenerlo y poder usarlo a tu antojo. Eso está muy bien pero, ¿y ahora qué tengo que hacer? Como no todo es abofetear, escupir o meterle la cabeza en el horno, aquí van un unas cuantas ideas de cosas que puedes hacer, tomando como ejemplo una sesión de una pareja con roles dominante y sumiso:

  • Besa su cuerpo, en las zonas que más le guste.
  • Prohíbele devolverte los besos o tocarte si no le das permiso.
  • Prohíbele tener un orgasmo sin que le des permiso.
  • Ata sus testículos, suavemente, con el que sentirá más la masturbación o el sexo oral que le proporciones.
  • Con la cuerda, además, puede tirar levemente sus testículos mientras tenéis sexo,  rebajando momentáneamente sus ganas de tener un orgasmo.
  • Sienta tu sexo en su cara, ordenando que te de sexo oral, despreocupándote de si tienes un orgasmo en su boca o no.
  • Puedes amordazarle fácilmente, colocando tus bragas húmedas en su boca y tapando con un poco de cinta.
  • Azota suavemente sus testículos cuando te indique que viene un orgasmo para que le rebaje un poco esa excitación.

Si quieres ser algo más juguetona y que deba ganarse su placer, una vez atado, prueba a envolver su sexo y testículos con film transparente de cocina o con vendas. Eso hará que note como su pene intenta crecer en el interior y su libido aumentará. Es el momento para exigirle que realice todo lo que deseas: sexo oral prolongado, una masturbación de más de quince minutos, un beso negro o lo que se te ocurra.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado.
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!