Relatos

Fantasía CUmplida

Somos jóvenes, estamos casados desde hace casi cuatro años y antes fuimos novios durante 6 años. En total, 10 años como pareja, y nunca habíamos practicado nada fuera de lo considerado normal hasta que tuvimos una crisis hace poco más de dos años. La culpa la tuvo la rutina en la cama y decidimos probar cosas nuevas. Al final la sumisión (siendo yo el sumiso) fue de todo lo que probamos lo que más nos llenó. Ella descubrió su lado dominante, y a mí me excitaba mucho verme sometido.

Dentro de esa sumisión habíamos hablado muchas veces de la posibilidad de que ella pudiese acostarse con otros y yo tuviese que aceptarlo, tan solo mirando cuando ella quisiera y sin participar, ni siquiera masturbándome. Sería la mejor forma de culminar los procesos de humillación a que ella me sometía y que tan dura me la ponían a mí.

Sin embargo, con el plan hecho no nos atrevíamos a dar el paso. Ella quería hacerlo, y yo ya había aceptado ser cornudo, pero nos costaba hacerlo real. Nos frenaba el entorno, que se enterase alguien que nos conociera… en fin, cierto miedo.

El verano pasado, estando de vacaciones fuera de España conocimos a dos chicos en la piscina del hotel que también eran españoles, los dos de 28 años. Al principio como iban solos creímos que eran gays, además que se veían muy cuidados, de gimnasio… en fin, yo habría jurado que eran gays.Nos caímos bien con uno de ellos (Rafa), sobre todo porque le gustó físicamente a mi mujer y aprovechó para hablar mucho con él, y durante dos o tres días siguientes fuimos casi inseparables los tres, porque a su amigo no le hizo tanta gracia nuestra compañía, y nos frecuentaba menos (por eso y porque además jugaban la Eurocopa y se subía a la habitación a ver todos los partidos).

Empezamos a ir con ellos a la playa también, y una tarde mi mujer hizo topless a petición de él, después de que le dijese que tenía unos pechos preciosos y que le gustaría verlos. Eso me excitó muchísimo. No lo había hecho nunca con amigos. Nunca. Esa noche mi mujer y yo hablamos de él antes de acostarnos y acabó diciéndome que empezase a asumir que iba a volverme a España con dos cuernos bien puestos, que allí no corríamos ningún riesgo y que en la playa, en una pequeña siesta, había soñado que ya follaba con él. Yo, también excitado, le dije que me encantaría, y que ella haría conmigo lo que quisiese, como siempre.

El día siguiente fue cuando ella se decidió totalmente a actuar. No les vimos hasta la comida. Nos sentamos juntos y mi mujer empezó a hablar abiertamente de sexo. Primero con dobles sentidos y luego ya directamente, les dijo que mi presencia no era ningún problema para que ella disfrutase con quien le pareciese bien. Incluso mintió diciendo que yo era ya cornudo, y cuando él dijo que eso ya no se lo creía, me preguntó textualmente ¿Cariño, tú te molestarías si me follo a Rafa esta noche en nuestra habitación? yo dije que no, pero solo eso, así que ella me volvió a preguntar ¿A que realmente es lo que quieres que hagamos esta noche? Y de nuevo volví a decir que sí.

Después de aquello, el amigo de él se levantó y se fue, y él se lanzó y dijo que por él no habría que esperar a la noche. Pero mi mujer le dijo que no, que necesitaba volver morena a España, que subiríamos juntos después de la playa.

Así fue. Tras la tarde en la playa, subimos los tres a nuestra habitación. Ella se duchó y pidió que pasara con ella al baño. El se quedó viendo la tele. En el baño yo pensaba que me diría si estaba preparado para hacerlo o lo dejábamos. Todo lo contrario. Me dijo que ahora iba a ser un sumiso de verdad, sin dejarme opción. Se duchó, salió con la toalla y nos dijo a los dos lo que quería de nosotros. De él quería que se duchase y de mí que bajase al bar del hotel a por hielo, para tomar unas copas del minibar.

Cuando subí con la cubitera, los dos estaban en toalla, hablando.

Mi mujer me dijo que les pusiera una copa a Rafa y a ella, pero para mí no. Yo solo podía beber agua. Lo hice y aun hubo otra ronda. Durante todo el tiempo ella se dedicó a contarle a Rafa algunas de las sesiones de sumisión que había tenido conmigo, y de cómo yo la obedecía en todo. El se fue excitando y se le notaba en la toalla, que a la altura de su… hacía un efecto tienda de campaña bastante considerable.

Fue cuestión de visto y no visto, mi mujer me pidió que le quitara la toalla a Rafa y que me sentase en la terraza, mirando a la cama con mi vaso de agua. Ella no se iba a quitar la suya y se lo dejó claro. Rafa dijo que adelante, se puso de pie, con ella sentada al borde de la cama, y yo le quité la toalla desde atrás. Ella entonces me dijo que me sentase ya y mirase como era una polla de verdad.

No la tenía mucho mayor que yo, puede que un centímetro o poco más, pero para ella suponía humillarme más, y el juego sabía que me gustaba mucho. Empezó a masturbarle, lento, cogiéndole el miembro con una mano y los testículos con la otra. Con los testículos le gusta jugar como si fueran bolas antistress, y eso precisamente es lo que le hacía. Su pene ya no podía crecer más, estaba al tope y las venas le iban a reventar. Se le veía durísima. Ella se dio cuenta enseguida y lo tumbó en la cama. Se puso entonces sobre él, con la toalla puesta, pero poniendo en contacto la polla de él con su coño, que desprendía calor incluso con ropa de por medio, que todavía no sabía que se había afeitado esa mañana, dejándose tan solo un hilito de pelo, incluso se le escapó un ¡qué dura está!, que me confesó luego que fue sincero, que no era por excitarme.

Rafa intentó quitarle la toalla, pero ella dijo que no, porque había gente mirando. Se refería a mí, y yo estaba a punto de estallar, pero ya me había dicho ella que no podía masturbarme ni desnudarme o sacármela.

Ella siguió moviéndose como si estuviese penetrándola, pero sin que pudiese verlo. No sabía si lo estaba haciendo o no, pero por la cara de él, suponía que no, que todavía eran solo juegos. Enseguida Rafa comenzó a tocarle las tetas con una mano, por debajo de la toalla, y me dijo a mí directamente “Tiene las tetas muy duras, como tus cuernos”. Esa frase excitó mucho a mi mujer, que se quitó al fin la toalla. Era verdad, y tenía los pezones durísimos. Al quitarse la toalla, Rafa se dedicó a comerle las tetas durante dos o tres minutos, mientras ella se había tumbado y le cogía la polla a él con las dos manos, como un masaje suave. Mirándome, me dijo tráenos un preservativo de los nuestros, cariño. Se le escapó el cariño, pero para mí fue igual de excitante y humillante. Me levanté, lo busqué en la maleta y se lo puse encima de la mesita, mientras veía de cerca como le cogía el pene a él y como él seguía repasándole las tetas.

Ella le pidió a él que se pusiera el preservativo, era de los de sabores de frutas. Cuando pidió que fuese de los nuestros yo ya me imaginé que sería para hacerle una felación, porque los usamos para evitar el sabor a flujo vaginal cuando me la quiere chupar después de la penetración.

Mientras se ponía el condón ella me miró y me dijo solamente cuatro palabras que tengo grabadas: veo nacer tus cuernos.

Después de decirlo, miró fijamente la polla de Rafa, tremenda, durísima, y de color naranja con el condón puesto, y se la comió de golpe. La fue sacando poco a poco, y empezó una felación de las que yo conocía muy bien. Repasando y apretando mucho con sus labios, para evitar que perdiera sensibilidad por el preservativo, rozándole el glande con los dientes, y siempre sin dejarle los huevos tranquilos.

En este momento podría omitir lo que sigue, pero sería mentiros.

Comencé a sentir una especie de revuelto en el estómago, y no podía mirarlo. Me daban nauseas, y tuve que correr al cuarto de baño. Vomité, y mi mujer fue rápidamente a ver cómo me encontraba. Rafa se puso la toalla y vino también. Acordaron que él se iba, y mi mujer le dijo que lo sentía mucho.

Después de 10 o 15 minutos me recuperé. Mi mujer me pidió perdón primero, luego intentamos dormir, pero no podíamos, hablamos mucho del tema, y finalmente quien le pidió perdón fui yo.

Al día siguiente me levanté temprano. Dejé a mi mujer durmiendo y fui a la habitación de Rafa, pero no había nadie así que supuse que estarían desayunando. Bajé, y encontré a Rafa con su amigo. Me senté con ellos y me disculpé con él por lo de la noche de antes. Él me dijo que lo entendía, y que si prefería que lo hablásemos a solas. Le dije que no, que hablaría estando los dos. Simplemente le dije que esa tarde yo me iría a la playa a las 4 y no volvería hasta las 7 o las 8. Que mi mujer se quedaría en el hotel, y que podrían estar juntos sin que yo viese nada, que podrían bajar a la piscina, o follar que eso ya no sería asunto mío. El me dijo que no, que no quería causarme problemas, y que era mejor olvidarlo. Y yo le volví a decir la hora: de 4 a 7, en nuestra habitación, si él quería, ella estaría esperándole.

Subí entonces a mi habitación y le dije exactamente lo mismo a mi mujer. Le dije que quería ser cornudo, que la había visto disfrutar y que no quería ser un obstáculo en eso. Que mi puesto con ella era el de un cornudo sumiso.

Desde entonces, han pasado varios chicos por su cama, y casi siempre lo he visto. Luzco mis cuernos con ella porque sé que han revitalizado nuestro matrimonio, y porque ella es la mejor ama posible conmigo.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

firmagrey

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    Zeiko
    05/22/2016 at 19:28

    Un relato excitante. He disfrutado con la lectura 😉
    saludos

Deja un comentario

error: Content is protected !!
Don`t copy text!
A %d blogueros les gusta esto: