Consultorio

¿Hay más de una Castidad?

El artículo de hoy es una contestación a un lector que pidió ayuda con su mujer y el mundo de la castidad (cuckold) del cual ya disfrutan. Hemos estado a punto de no contestar, es algo que creemos que ya aparece en la web, pero luego hemos recordado que nos debemos a nuestros esclavizantes lectores, o sea tú.

Bromas aparte, antes de dar dicha contestación, os dejamos el mensaje que nos dejó por nuestro formulario de contacto.

Nombre: Luis
Edad: 41
Mensaje:
Mi pareja y yo disfrutamos de ciertos periodos de tiempo en los que no se me permite eyacular durante nuestra vida sexual y que cumplo a rajatabla porque los beneficios son inmensos para ambos. Lo practicamos sin ningún tipo de dispositivo, y por tanto las erecciones existen, son provocadas por ella y forman parte del juego. Mi pregunta está relacionada con las diferencias entre la castidad sin dispositivos, y con dispositivos, en la cual la propia erección -además de la eyaculación- también está denegada. ¿Esta diferencia afecta de manera diferente al varón? ¿Las sensaciones son diferentes? ¿El proceso psicológico que experimento durante estos periodos de tiempo (aumento del deseo, adoración, sumisión) se alteran de alguna manera, amplificandolo o minimizandolo?
Muchas gracias.

Querido lector. En primer lugar nos alegramos que disfrutéis de vuestra sexualidad, no hay nada más sano. Tu pregunta, aunque parezca mentira, es más difícil de lo que crees para responder aquí y ahora, por suerte ya hemos hablado de la castidad en diferentes ocasiones en nuestra web que puedes consultar aquí.

Aun así, no nos gusta echar balones fuera por lo que vamos a intentar responderte de forma clara y sin demasiados rodeos: ¿Esta diferencia afecta de manera diferente al varón? por supuesto

Ahora bien, la creencia de que en el cinturón no se puede tener un orgasmo o una erección es falsa. Los dispositivos de castidad limitan las erecciones y las eyaculaciones, pero no las prohíben al 100%, de hecho hay juegos masturbatorios, ya sea con la mano, un juguete o la boca de otra persona, en que se da placer al pene, ver cómo su miembro crece (o lo intenta) dentro de esa jaula para acabar eyaculando con más o menos «gustito». 

Otra afectación en el pene, en periodos prolongados de forma continua es la reducción del pene. Pero no te asustes, requiere de meses y meses de estar con el pene encerrado sin ser liberado para que haya una afectación. Un cierre de una semana no tiene una repercusión, no es un periodo prolongado aunque por la excitación, la humillación, el deseo y la adoración pueda parecerlo. 

Una vez resuelto esto, ¿el proceso psicológico es diferente? Totalmente. El pene está encerrado «contra tu voluntad», no dispones de la llave para liberarte, darte placer y volver a encerrarte. Menos aún si dispones de un cinturón de castidad controlado por el móvil, haciendo que ese juego de entregar tu placer sea mucho más morboso e inesperado, o si en vez de un candado normal y corriente de llave se usa un candado de plástico numérico. En éste último caso, el control es más sencillo pero también más seguro al no depender de una APP que puedan hackear y el número es único, no se repite, por lo que se puede comprobar al momento si se han liberado sin permiso.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!