BDSM Sexo

La Feminización

Hablamos anteriormente de la sissificación, sin embargo en este artículo expondremos qué es la feminización. El motivo de aclarar ambos conceptos es diferenciarlos y aclarar lo que es tan confuso en el mundo sexual. Nosotros mismos hemos eliminado un articulo anterior al hacer mal las diferencias, por lo que si alguna vez no lo tenéis claro es totalmente comprensible.

¿Qué es la Feminización?

A diferencia de la sissificación, su objetivo es hacer un cambio completo en el sumiso. És decir, de la misma forma que la vestimenta, la ropa, el maquillaje, el calzado en una sissy es algo puntual o discontinuo, el objetivo de ésta práctica es sobreponer la autoridad femenina sobre la parte masculina en el sumiso. O dicho de otro modo, que únicamente se deba comportar y sentir como una mujer. 

Un ejemplo para tener claro la diferencia, una sissy es aquella en que el sumiso se sentiría una mujer durante ese rato,  inclusive en el acto sexual, pero que no trasciende más allá. En cambio el caso de la feminización el hombre pasa a ser una mujer constantemente en cuanto al comportamiento, forma de ser, etc pero sin un cambio obligado permanente en su anatomía (como operarse los pechos o una vaginoplastia) más propias de las transexuales. Y no es el caso.

¿Cómo se aplica?

Es usada como castigo o humillación permanente, aunque también como forma de aprendizaje, para que el sumiso  tome consciencia de la figura de la mujer y transformarla en una nueva percepción o cambiar la realidad.

Lo más habitual en la feminización es referirse a ella siempre en femenino, y que una vez feminizada sólo pueda expresarse en femenino a su Ama, familia o a quién se considere. Además de ello, tener sexo casi exclusivamente por vía anal, aunque para mantener la excitación se suele practicarle la masturbación o la felación mientras se penetra analmente a la parte sumisa. En el caso de que el sexo fuese posible, que puede ser, lo más normal es dejarlo con la ropa femenina y que haga una tarea doméstica en la casa.

Hay quien considera que la feminización nunca debería aplicarse como castigo o humillación a los sumisos, ya que potencia algún pensamiento machista o afianza la creencia que ser una mujer es ser inferior y ellos, como son inferiores al ser sumisos, se les feminiza. Sino que es lo contrario, como son tan valiosos se les pasa al otro bando y por ello se les acaba feminizando. Ello no implica que pierdan su sexualidad, si el sumiso fuese heterosexual se la feminizaría como mujer lesbiana.

¿Cómo nos podemos iniciar? 

En un juego de rol, lo más habitual es vestir con lencería erótica a la parte sumisa, elegida por la parte dominante para que la vestimenta le despierte cierta excitación al vérselo puesto a su sumiso, y tratarlo como una mujer.

Más adelante lo que se puede hacer,  para que deje de pensar en su pene y su hombría, es encerrar el miembro en castidad y cada vez que se mantengan relaciones sexuales indicar que se nota que está excitada porque su clítoris palpita.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!