BDSM Juegos Sexo

La Sissificación

Hace un tiempo recibimos una consulta sobre feminización que podéis leer aquí. En el artículo de hoy e de mañana aclararemos mejor dos de los conceptos que más chocan entre sí en el mundo del travestismo sexual (por llamarlo de alguna manera): Sissificación y Feminización.

¿Qué es la sissificación?

El concepto principal de la sissificación es el de convertir al sumiso en una persona mucho más femenina en la vida privada, a veces incluso feminizado por completo como ir vestido de mujer en la calle de diario o simplemente atender las necesidades de su Ama o amistades que ella indique. Esa persona es la sissy.

Su objetivo no es más que la propia humillación ya que lo que pretende es quitarle parte de su hombría para añadirle un lado más femenino y pueda convivir con las dos. Seguramente la sissificación nació a causa del machismo tan arraigado en la sociedad, es posible que pese a que tu sumiso te sierva fielmente conserve vestigios machistas en su mente. Feminizarse sería degradarse y convertirse en mujer, se ha ocupado mucho la sociedad e instituciones religiosas de considerar a la mujer el sexo débil. Por ello este tipo de feminización es una forma de ser humillado, castigado y/o educado de una forma gráfica para perder su hombría. Recordemos que puede pertenecer a un juego de rol o a una relación más elaborada dependiendo de la pareja en cuestión.

¿Una Sissy está humillada?

No necesariamente. Hay muchas parejas en que ambos lo desean o que, con el tiempo, han asumido estos nuevos roles en sus juegos o forma de vida sexual. Lo más habitual es ejercer una labor como mucamo, un mayordomo vestido de chacha, en la vivienda o en cualquier ámbito privado. Además se le ejerce un control, visto a veces como humillación o ridiculización del hombre, como forma de castigo dentro de un juego de rol. 

¿Cómo se aplica?

Mujeres y hombres dominantes toman la sissificación como un modo de hacerles entender a los sumisos que hay un placer muy grande en servir como una mujer, pero sin ser una de ellas ya que eso es un privilegio mucho mayor. El objetivo es que se sientan más mujeres y pierdan algunos derechos de ser hombre, como usar su miembro viril, o reenfocar su sexualidad mediante una bisexualidad forzada. 

Un ejemplo muy común las encontramos en las parejas donde ella es Hotwife, independientemente si es Ama o no de su marido/sumiso, en que lo mantiene en castidad y sissificado para que ambos disfruten de forma diferente del pene del amante de ella.

Otro ejemplo muy claro es la conocida “disciplina de las enaguas”, un castigo de feminización que se les aplicaba a los hombres más agresivos, desobedientes o rebeldes para corregir el problema y obtener una conducta mucho más sumisa y femenina pero si perder su estatus de hombre. 

¿Cómo nos podemos iniciar?

Lo más sencillo es tirar por juegos o retos sexuales en los que el sumiso deba realizar tareas diversas como: vestirse con lencería erótica, usar cinturón de castidad o juegos anales.

Otro juego extendido es que se les haga sentir lo que una mujer siente: cómo maquillarse para estar guapa, como hacer una mamada con juguetes sexuales o que el porno que deba ver sea únicamente de hombres sissificados/feminizados o de transexuales. 

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

Rate this post

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!
    A %d blogueros les gusta esto: