Sexo

Material Sexual: La Mordaza

Una sección de juguetes no estará completa hasta que no se incluya la clásica mordaza. Todo un must para los juegos de dominación y uno de los accesorios más recurrentes del imaginario erótico que se asocia habitualmente al BDSM. La mordaza es un elemento que tiene un componente muy fuerte de humillación, y también nos puede librar de algún que otro mordisco malintencionado -¡hay sumisos y sumisas con los dientes muy afilados!-.

Experiencias

Morder una mordaza es aceptar una situación de inferioridad, convivir con una bola en la boca que impide cerrarla y que tarde o temprano generará un reguero de saliva difícil de controlar. Además, también cuenta con un componente francamente divertido. La voz de la víctima se convierte en un farfullo infantil, muchas veces incomprensible, y es un aspecto que hay que considerar cuando intente comunicarse. Pocas sensaciones tienen un mayor impacto mental que ver a la persona dominante acercarse con la mordaza en la mano.

Consejos prácticos
  • No tengáis miedo de apretar. Mejor que la mordaza quede más prieta y haya que aflojar después que al revés.
  • Rendíos a lo inevitable. Si llevas puesta la mordaza, tarde o temprano salivarás. Dejáos llevar y disfruta de la experiencia de erotismo y humillación que supone.
  • Si llevas la mordaza mucho tiempo, bebe abundante líquido después de que te liberen.
  • Recomendamos encarecidamente la mordaza de bola de látex semi-rígida o más blanda. Llevar esa bola encajada en las mandíbulas no resulta fácil, y el hecho de poder morderla supone un alivio a la tensión física que se produce. Las mordazas de plástico rígidas resultan bastante más incómodas y es difícil soportarlas durante largos periodos de tiempo.
  • Si estáis de acuerdo, usad una pequeña dosis de violencia a la hora de poner una mordaza. Eso reforzará de inmediato el efecto mental de la mordaza y convertirá a la parte sumisa en una “víctima” del juego.
  • Tened en cuenta que hay bocas de todos los tamaños, y que hay que buscar una mordaza acorde al tamaño de boca de la parte sumisa.

Hay numerosas tiendas donde buscar una mordaza. Lo ideal es poder tocar y ver la mordaza de cerca en una tienda física, pero si lo que buscamos es una mordaza más asequible la mejor opción es apostar por tiendas especializadas online.

Esto es todo por hoy.
Esperamos que os haya gustado. 
No olvidéis comentar y compartir esta entrada en vuestras redes sociales. Es un minuto y ayuda inmensamente a la web.

You Might Also Like

No Comments

    Deja un comentario

    error: Content is protected !!
    Don`t copy text!
    A %d blogueros les gusta esto: